Translate

martes, 27 de diciembre de 2016

Bendición de la tierra. Markens Grøde Knut Hamsun

Uno de los métodos que utilizo para encontrar nuevos libros para leer, es fijarme en los comentarios de los personaje en las novelas, no me importa mucho si es el narrador o el narratario quien hace las referencias, me importa el contenido de las mismas. Bukowski refiere su admiración por Fante y Hamsun, este último me ha costado un poco de rastrear, querría haber le´çido hambre, pero me has ido complicado, así que he elegido esta novela que me pareció curiosa. Elegir libros es un arte, ahora voy algo loco leyendo las reseñas de los críticos que van anunciando, cual heraldos, los mejores libros del 2016, es un buen punto de partida si no te dejas llevar por los gustos, sospechosamente parciales, que asocian tal o cual escritor a cual u otra editorial pero prescindiendo de estos problemas menores que intento obviar, me suelen resultar muy cómodas. Tomo las coincidencias y los libros que tienen, aparentemente, algo peculiar: estilo, forma, autoría, publicación.

lunes, 19 de diciembre de 2016

Patrañas, Cock and Bull, Will Self

Resultado de imagen de patrañas will selfDa gusto volver a visitaros. Hace tiempo que estoy desbordado de trabajo, leyendo, corrigiendo, traduciendo, y eso no me permite leer a la velocidad que me gustaría. Eso no significa que abandone, es más, es un reflejo exacto del fin del blog: servir de espacio compartido de memoria, donde pueda reseñaros mis ideas y lecturas conforme las voy realizando. Nadie dijo que construir un canon muy particular fuera una tarea sencilla, es más, las dificultades hacen que pueda pensar y reflexionar sobre mis próximas lecturas, que os anuncio, seguro que son interesantes.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Black, black, black, Marta Sanz

Resultado de imagen de black black marta sanzMe preguntan mis alumnos cómo puedo determinar si un libro es bueno o no. La pregunta es buena. Una primera respuesta sería técnica, un libro es bueno si está bien escrito, si hay fundamento en lo narrado y si tiene interés, bueno, esto último no es imprescindible. También podría decir que interviene la función poética, la estética, vamos, que tenga un sentido final o voluntad de estilo, esto también funcionaría. Podría decir, también, que es importante que sorprenda por motivos literarios, es decir, relacionados con la poética. Vale. Pero en el fondo, les digo, lo importante es que te guste, que sientas que te ayuda a transformarte, que deja un recuerdo y una sensación de plenitud en tu espíritu. Cada uno según sus necesidades.

jueves, 10 de noviembre de 2016

La muerte de Ulises, Petros MáΤριημερία και άλλα διηγήματα, rkaris

Resultado de imagen de La muerte de ulisesLlevo un par de semanas leyendo sobre literatura y el canon, sobre arte y el placer estético, sobre los formalistas rusos o sobre la escuela del rencor, leo sobre ideologías y sobre el revisionismo multicultural y buenista de lo literario, leo y leo. Hace un rato estaba con Bloom y me decía, sí a mí, pero también a ti y a todos, que el placer estético es individual, precioso, cierto y coherente. El placer estético y la extrañeza ante la obra de arte es el signo genuino de la excelencia, la marca de atención sobre la necesidad de no abandonar el camino que emprende en nosotros como lectores y como destinatarios últimos, es preciso, del hecho en sí. Eso es literatura, pero también lo es el placer inmenso que nos proporciona la lectura, un placer que parte del castigo a nuestra inteligencia, a nuestros límites y a nuestras sombras. Pero bueno, hoy os hablo de Márkaris, de un Jaritos que nos viene en forma de relatos, de historias del Mediterráneo, de inmigrantes y migrantes, del exilio interior y exterior de los griegos turcos, de cualquiera que esté a un lado equivocado de la frontera.

sábado, 29 de octubre de 2016

La víspera de casi todo, Víctor del árbol

Resultado de imagen de la vispera de casi todoHace tiempo que leí el libro, no sé, tal vez un par de meses, y como estoy tan liado intento dejar constancia de unos cuatro al mes, así que hay meses en que leo unos diez, pero no puedo dejar todos los comentarios; sin embargo en otras no leo más de cuatro o cinco, así que compenso: técnica bloguera. Esto me da una perspectiva alucinante sobre lo que leo, porque el tiempo ayuda a situar su carga en mi cerebro, me ayuda a procesarlo, a asimilarlo o a olvidarlo, sí, a olvidarlo, y eso me ha pasado con este libro.

miércoles, 12 de octubre de 2016

El libro de los Baltimore, Le Livre des Baltimore,Joël Dicker


Resultado de imagen de El libro de los BaltimoreLlevo un año buscando en mi cerebro, como si fuera un aventurero de otros tiempos, un título para mi novela. La semana pasada di por concluido el trabajo de revisión, de adecuación de estilo y de armonización, fue ahí cuando me di cuenta de que esto de ser escritor, editor, corrector de estilo y especialista en impresión me supera: Acaso, ¿no se suponía que solo me tenía que preocupar por la voluntad de estilo, por la obra artística? Debe ser cobardía, no lo sé muy bien, pero no me apetece buscar un representante, ni siquiera promocionarme en los espacios que me ceden, no me apetece, o no me atrevo. Creo que llevo bien la crítica, la hago conmigo mismo, y este estado de ambigüedad, me permite transitar por mí mismo, por lo que me apetece escribir sin necesidad de alimentar mi ego más de lo imprescindible. La eternidad un lamento, joder, en 1999.